Presentación      Historia     Revistas    Editorial    Noticias     Suscripciones    Inicio     CDs     Promoción   Publicidad  Contacto  Aviso Legal

 

 ()

                                                                               

 Año XXVII  nº XXVII- E

Octubre 2022

 

  Octubre 2022 

 
NOTICIAS ENERO 2022NOTICIAS FEBRERO 2022NOTICIAS MARZO 2022

 

NOTICIAS ABRIL 2022NOTICIAS MAYO 2022NOTICIAS JUNIO 2022

NOTICIAS SEPTIEMBRE 2022

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

................................................................................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuevo Laboratorio de Arqueología Marítima de Montenegro

Se ha establecido un nuevo centro de arqueología marítima en la Universidad de Montenegro, la primera unidad de investigación de este tipo en la nación balcánica.

Mark | Con sede en el Centro de Investigación, Innovación y Emprendimiento de la Universidad en la Facultad de Estudios Marítimos en la ciudad costera adriática de Kotor, la misión del Laboratorio de Arqueología Marítima es 'fomentar la investigación en arqueología marítima y subacuática, apoyar el desarrollo de políticas y hacer que la patrimonio cultural subacuático de Montenegro accesible al público mediante la aplicación de metodologías de vanguardia y los más altos estándares científicos para la investigación, documentación, interpretación y promoción de los sitios del patrimonio cultural subacuático y arqueológico marítimo.'

El Laboratorio de Arqueología Marítima (LabMA) ha sido dirigido por el arqueólogo marítimo Darko Kovacevic, ex ejecutivo de la Unidad de Patrimonio Cultural Subacuático (UCHU) de Malta, que fue fundamental para descubrir nuevos naufragios y otorgar el estado de protección tan necesario a los naufragios existentes perdidos durante la Primera y Segunda Guerra Mundial en aguas maltesas.

El Laboratorio de Montenegro surgió como resultado del proyecto Wrecks4All, dirigido por la Facultad de Estudios Marítimos de Montenegro como una iniciativa conjunta con socios bosnios y croatas para crear una rama innovadora del turismo basada en el patrimonio cultural subacuático de la región del Adriático oriental.

Limitado por Italia, Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Montenegro y Eslovenia, el Adriático representa un área del Mediterráneo que tuvo una importancia estratégica tanto militar como económica durante siglos antes del surgimiento del Imperio Romano y, por lo tanto, hogar de muchos auténticos naufragios y otros sitios del patrimonio submarino que son muy apreciados entre la comunidad de buceo.

De manera similar al mapeo de naufragios malteses por parte de UCHU, Wrecks4All utiliza tecnologías inmersivas como la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR) para acercar los sitios inalcanzables a los turistas, con 9 recorridos VR/AR y un mapa virtual de senderos patrimoniales submarinos establecidos. Estará disponible en salas de exhibición recientemente renovadas en la ciudad croata de Split, Mostar en Bosnia y Kotor.

Equipado con una embarcación de 8,5 m con dos motores fuera de borda, equipo de buceo, conjuntos completos de adquisición de datos de escaneo láser y fotogrametría submarina, equipos de detección remota (SSS y MBES), impresoras 3D y estaciones de trabajo para procesamiento y análisis de datos, LabMA continuará desarrollando métodos de investigación y técnicas de documentación para ampliar las protecciones concedidas al Adriático oriental en virtud de las disposiciones de la Convención de la UNESCO de 2001 sobre la protección del patrimonio cultural subacuático.

"El Laboratorio de Arqueología Marítima será un instrumento para fomentar el desarrollo del sector del turismo de buceo al brindar experiencia a las instituciones en la cadena del turismo y el patrimonio cultural para mejorar las legislaciones de protección", dijo Kovacevic. "La visión final de LabMA es promover Montenegro como un destino de buceo atractivo y seguro con un patrimonio cultural subacuático accesible y protegido".

ESCAFANDRA/dm

 

 

 

 

 

 

 

 

................................................................................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encuentran submarino alemán en la costa este de Estados Unidos

El U-111 es el último naufragio conocido de un submarino enemigo de la Primera Guerra Mundial en aguas de la costa este, y nunca debería haberse encontrado.

El pasado 5 de septiembre, Día del Trabajo en Estados Unidos, mientras los bañistas de toda la costa este disfrutaban de unas soleadas vacaciones en la playa, Erik Petkovic se encontraba en la oscura cabina del buque Explorer, anclado a unos 64 kilómetros de la costa de Virginia. Mirando un monitor de vídeo conectado a un vehículo operado por control remoto (ROV) a unos 121 metros de profundidad, exclamó de repente: "¡Eso es! Ahí está".

El objeto que provocó su emoción eran los restos del SM U-111, el último submarino alemán de la Primera Guerra Mundial descubierto en aguas estadounidenses. El elegante tubo de hierro remachado había formado parte de la flota de Unterseeboot (submarinos) que sembró el terror entre los marineros aliados.

Después de la guerra, una tripulación estadounidense llevó el submarino capturado al otro lado del Atlántico en un audaz viaje en solitario que requirió navegar por las aguas heladas donde el R.M.S. Titanic se había hundido siete años antes. "Es una de esas notables historias perdidas de supervivencia", dijo Petkovic.

Hay más de una docena de restos de submarinos alemanes de ambas guerras mundiales en aguas estadounidenses, y los submarinos ejercen una fascinación especial para los buceadores de naufragios como Petkovic. Petkovic forma parte del reducido número de "buceadores técnicos" que exploran profundidades que superan ampliamente el límite estándar de 36 metros que observan los buceadores recreativos.

Los registros de la Marina indicaban que el U-111 se hundió frente a Virginia el 31 de agosto de 1922, a 487 metros de profundidad, mucho más allá del límite de cualquier buceador humano. Pero años de investigación llevaron a Petkovic a una conclusión diferente, y al equipo del R/V Explorer a un descubrimiento histórico.

Sabotaje y supervivencia
Encargado por la Armada Imperial Alemana en 1917, el U-111, de 71 metros, patrulló las aguas del Atlántico Norte y hundió tres barcos mercantes aliados antes de la rendición del Kaiser en noviembre de 1918.

Tras el Armisticio, todos los submarinos en condiciones de navegar fueron enviados al puerto británico de Harwich, en el Mar del Norte, donde la mayoría fueron desguazados. Un puñado de ellos se salvó para que las fuerzas aliadas los diseccionaran y descubrieran, mediante ingeniería inversa, la preciada tecnología de los motores diésel, los periscopios y los giroscopios alemanes.

El presidente estadounidense Woodrow Wilson ordenó a la Armada que enviara seis submarinos rendidos a los Estados Unidos, donde los submarinos recorrerían la costa este y recaudarían dinero para los Bonos de la Victoria. A continuación, los buques serían desmontados, estudiados, reensamblados y, finalmente, remolcados al mar y hundidos. Los submarinos debían viajar en un convoy escoltado por un submarino auxiliar, navegando desde Harwich vía las Azores y llegando a Nueva York a más tardar el 23 de abril de 1919.

El capitán de corbeta Freeland Daubin se hizo cargo del U-164, pero descubrió que el submarino había sido saboteado por agentes alemanes y aliados deseosos de mantener los premios tecnológicos fuera de sus manos. Tras una conversación amistosa alimentada por el whisky, Daubin convenció a las autoridades británicas de cambiar el submarino saboteado por el U-111.

ESCAFANDRA/national geograpic

 

 

 

 

 

 

 

 

................................................................................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<< Septiembre